Restaurantes

(209)

Claves en la decoración de restaurantes

Un restaurante con una carta excelente y unos precios ajustados a la calidad de su producto tiene casi todos los ingredientes para triunfar. ¿Qué le falta? Un buen escenario, un diseño de interiores que transmita el espíritu del negocio. Porque la decoración en restaurantes es el tercer ingrediente imprescindible para conseguir el éxito con mayúsculas.

Si tenemos los dos primeros ingredientes: una buena cocina y un buen precio, sólo nos queda el tercero: la decoración. Y ahí sí que podemos ayudar con unos consejos para decorar restaurantes de todo tipo, modernos, clásicos, minimalistas, vintage, urbanos … Ahí van:

1.- Descubre el alma del restaurante

Todo restaurante tiene su propia personalidad, su alma. Puede ser el punto de encuentro de profesionales que buscan un menú saludable en un ambiente agradable o ese lugar especial para una cena de pareja o un espacio urbano donde igual se puede comer una hamburguesa que disfrutar de un gin-tonic...

La decoración le dará esa personalidad al restaurante. Con iluminación, tonalidades y mobiliario que construyan ese ambiente moderno, urbano, vintage, vanguardista, boho-chic, neorústico, hipster … que es el alma del restaurante.

Lo esencial es tener claro cuál es el alma del restaurante y decorar en consonancia, sin mezclar. Todo tiene que tener una misma línea, un estilo que se verá desde el rótulo de la entrada al restaurante hasta la carta con la oferta culinaria y pasando por el uniforme de los camareros.

¿Necesitas ejemplos? Fíjate en Egue y Seta y Francisco Segarra, interioristas con una dilatada carrera profesional que han trabajado en darle alma a restaurantes. En sus proyectos siempre buscan esa personalidad especial que tiene cada negocio para reflejarla en su interiorismo. Puede ser un restaurante donde las amigas se juntan por la tarde para tomar el té y por la noche cambian la infusión por un coctel de champagne o una gastro tasca donde se respira ambiente portuario, de lonja de pescado fresco. Cada uno tiene su alma, su espíritu... Descúbrelo aquí.

2.- Ilumina bien

La iluminación es fundamental al decorar un restaurante. Se debe dar la luz adecuada a cada zona, es decir, debemos zonificar.

En la cocina, ajustándonos a la normativa, debemos dar 500 luxes con una temperatura de color entre 4.000 y 5.000 grados Kelvin (k). Allí los cocineros deben ver bien y tener un ambiente cómodo y relajado para trabajar.

En el comedor la iluminación dependerá del tipo de restaurante que tengamos. Si su especialidad son los desayunos deberá tener una iluminación estimulante y fresca con mucha luz natural, pero si es un restaurante de cenas entonces se debe apostar por la iluminación tenue con luminarias suspendidas o focos para crear un ambiente más recogido. Eso sí, las luces se deben colocar a 75 centímetros de los comensales como máximo.

Debe haber luz suficiente para que los clientes vean los platos y puedan escoger bien qué es lo que quieren comer cuando tengan la carta entre las manos. En los últimos años hay una tendencia a dejar casi en penumbra la zona del comedor y, aunque puede ser agradable, también dificulta ver la comida. Lo ideal es tener una iluminación de 100 luxes para poder apreciar los platos y disfrutar de una atmósfera agradable.

También se debe tener en cuenta la eficiencia energética del restaurante. En este tipo de negocios se consume mucha electricidad porque se tienen las luminarias encendidas muchas horas. Lo mejor es optar por luminarias con bombillas led, se ahorrará más de un 50% y se consumirá menos aire acondicionado porque estas bombillas generan menos calor.

3.- Escoge los colores apropiados

Los colores influyen en nuestro comportamiento y si hablamos de restaurantes, influirán en cómo y cuánto comemos. Algunos restaurantes pintan sus paredes de rojo o usan manteles rojos porque saben que este color estimula el apetito. El rojo eleva nuestra presión sanguínea, frecuencia cardiaca y nuestras ganas de comer. El naranja, amarillo y rosa tienen unos efectos similares...

Pero no todo tiene que ser estimular el apetito de los clientes. El ambiente es fundamental y el espíritu del local también nos dirá los colores que necesita.

Los tonos blancos y claros le darán una imagen más fresca al restaurante, si decoras con tonos pasteles estarás dándole un ambiente femenino y juvenil a tu negocio, pero si optas por los colores brillantes y contrastados entonces lo harás más moderno y agresivo.

4.- Compra mobiliario cómodo

A la hora de comprar las mesas y sillas de tu restaurante ten una palabra en la cabeza: comodidad. Puede que veas unas sillas espectaculares, con un diseño vanguardista que te enamora, pero ¿son cómodas? Siéntate y quédate allí un mínimo de 5 minutos, ¿aguantarías toda una comida? Si la respuesta es afirmativa entonces puedes comprarlas, si la respuesta es ‘no’, ya sabes...

Con las mesas, aplica la misma metodología. Mira bien cuál es su altura y escoge mesas de varios tamaños para poder distribuirlas bien por el restaurante.

Sobre todo, no satures. Si tu restaurante es pequeño amuebla con sillas y mesas ajustados a su tamaño.

Una vez escogido lo fundamental: mesas y sillas, no te olvides de los detalles. Las paredes son espacios donde puedes expresar la personalidad del restaurante con una serie de cuadros, fotografías, ilustraciones … o ¿por qué no? Graffitis o vinilos. Todo depende del tipo de restaurante que sea.

Otros tipos de espacios públicos