Aeropuerto de Perm

Superficie: 23.500 m2 Cliente: Ministerio de Transporte, Región de Perm, Federación Rusa Como parte del Nuevo Master Plan para el Aeropuerto de Perm, Bolshoy Savino, el equipo Ricardo Bofill Taller de Arquitectura que la mejor solución implicaba la construcción de un único edificio; un edificio capaz de generar un fuerte impacto arquitectónico y que sirviera de procesador y de terminal para todos los pasajeros. Nuestra propuesta prevé mantener el terminal existente completamente operativo hasta el funcionamiento de la nueva terminal. Como continuación de nuestros primeros estudios, desarrollamos un procesador de dos plantas para pasajeros de vuelos domésticos e internacionales, y un segundo nivel con una superficie reducida a la mitad. Se trata de una solución eficaz y compacta, que implica un bajo coste de funcionamiento, y que puede hacer frente al rápido aumento de la demanda de tráfico aéreo, para poder recibir tres millones de pasajeros al año. El nuevo edificio terminal está protegido por una gran cubierta en forma de delta. La geometría triangular, con la fachada lado aire más larga, permite la incorporación de cinco puentes de embarque y pasarelas telescópicas, mientras que la fachada más corta, da a la acera y a los accesos viarios, contribuyendo así a reducir de forma considerable las entradas y las salidas y optimizar el control de seguridad. El hall a doble altura es un espacio dinámico con variada oferta comercial. La cubierta única, soportada por columnas de acero, facilita la orientación de los pasajeros. El vértice del triangulo se reserva a la estación intermodal en previsión de las futuras conexiones a la ciudad de Perm por tren, autocar, autobús o vehículo privado. La viabilidad del proyecto está garantizada; la fachada compacta, abierta al lado aire con acceso a las pasarelas telescópica, y cerrada en el lado tierra para el control de seguridad único, asegura una eficacia máxima. Tanto la composición como la geometría estructural están conectadas con el diseño urbano a mayor escala. Provisionalmente, se situará una zona de aparcamiento de disposición lineal en el extremo norte de la delta. Este espacio estará conectado a la terminal por un puente sobre los accesos vehiculares y ocupará un solar de dimensiones reducidas, actualmente ocupado por instalaciones obsoletas. Adicionalmente, se reservarán dos solares adyacentes para ampliar la oferta de aparcamiento. A largo plazo, y hasta el 2050, se prevén ampliaciones laterales como extensión de la geometría triangular, para acoger a tres millones de pasajeros al año.