Altillo en Masnou

En uno de los rincones un sofà cama convierte la estancia en la habitación de invitados perfecta. Usando tonos neutros y cálidos, con una iluminación tenue se consigue una buhardilla diáfana muy acogedora