Apartamento en Arganzuela

La vivienda, un piso de unos 50m² de reciente adquisición, se encontraba prácticamente vacía. La propietaria necesitaba el mobiliario básico para entrar a vivir. Además quería que los espacios tuvieran personalidad y fueran acogedores. Para ello, nos inspiramos en un estilo clásico renovado que encajaba a la perfección con los gustos de nuestra clienta y aportamos piezas de estilo colonial para proporcionar carácter. Asimismo, tuvimos especial cuidado en la selección de complementos, textiles y decoración vertical. Los objetivos que teníamos que conseguir eran los siguientes: -Aportar una imagen actual a la vivienda. -Dotarla de elementos que la hicieran confortable. -Conseguir espacios frescos, con personalidad y acogedores. Primero nos centramos en la elección de los colores. Elegimos un tono neutro para cada estancia y lo coordinamos con un color predominante. Beige con aguamarinas para el salón, beige con malvas para el dormitorio y blancos con grises para el cuarto de baño. Tras la propuesta de colores comenzamos con la búsqueda del nuevo mobiliario, textiles, luminarias y complementos decorativos.