apartamento en la playa

Se respeta el gran ventanal sobre la playa, y se le otorga el máximo protagonismo. La amplitud del paisaje se busca también en el interior con grandes espacios diáfanos, pasillos anchos y jugar con las texturas marinas: la playa en una pared con textura arenisca y en las maderas envejecidas como por la tormenta; el brillo del mar en un largo espejo y una pared lacada en el otro. Superfícies lisas y brillantes –como el mar- en contraste con las texturas de la playa (arena y madera). Predominio del blanco talco y las maderas claras para que la luz invada el interior.