Apartamento Fidel y Anna

La reforma tiene como objetivos mejorar una distribución claramente deficiente y desequilibrada entre espacios comunes y privados, además de mejorar sus condiciones de confort, tanto térmico como de distribución de la luz natural. todo el perímetro y techo se han recubierto con un trasdosado y falso techo rellenos con aislamiento térmico. La nueva distribución interior coloca los espacios comunes en una posición central (sala, vestíbulo, espacio polivalente), alrededor de los cuales se sitúan todos los espacios de servicio o privados (cocina, aseos, habitaciones). Esta disposición permite regularizar la forma de los espacios comunes, muy necesario teniendo en cuenta el descuadre que tiene el edificio. Esta regularización también pasa por la colocación de muebles empotrados que absorben este descuadre. La terraza gana un protagonismo nuevo al cambiar la posición de la sala, que se abre a ella en toda su anchura.