Baño con jacuzzi. Cambios sin obra.

Con una tarima hidrófuga y cambiando el color de las paredes, el resultado es una baño más cálido y acogedor. Sencillo, ¿verdad?