casa daniel

Se trata de la reforma integral que le hicimos a Daniel, un ático de los años 30 con terraza.
Sesenta metros cuadrados distribuidos en tres dormitorios, sala, cocina y baño. El acceso a la terraza se realizaba a través de una puerta pequeña. Sorprendentemente se trataba de un ático oscuro.
El proyecto tenía que conseguir que el interior fluyese hacia el exterior, hacer la vivienda más partícipe del exterior. Para ello conseguimos crear un banco en la sala a nivel del pavimento de la terraza, encastando en él las guías de la balconera de dos hojas correderas, que al abrirlas se esconden en el muro de fachada. Cuando la balconera está abierta la sensación es que el pavimento exterior se prolonga hacia el interior. El espacio interior fluye hacia el exterior y viceversa.