Casa es carnatge

El planteamiento constructivo de la CASA ES CARNATGE busca la esencialidad, reduciendo el número de materiales intervinientes en la ecuación y buscando el estado de máxima expresividad en cada uno de ellos, de tal modo que la austeridad matérica redunde en riqueza formal. Y es el marés humilde protagonista de esta vivienda: Marrón-arena constituyendo un exterior erosionable y altamente expresivo junto a los vierteaguas de acero corten; Blanco puro en el interior aportando riqueza de matices a la suave luz que contiene. Dos pieles que en ningún momento se tocan, manteniendo así la integridad de la fachada ventilada que componen mientras que hablan y respiran el lugar del que provienen: la isla de Mallorca.