Casa San Cugat

Las moléculas de la arcilla son un absorbente natural de malos olores y sustancias tóxicas que mejoran la calidad del aire. Siempre disfrutaremos de un aroma limpio y fresco. Los morteros de arcilla son eficientes energéticamente, ya que en paredes radiantes tienen la propiedad de acumular el calor y posteriormente cederlo.