Castillo de Kafka

La relación de algunos miembros del Taller de Arquitectura con ciertas ideas del movimiento Archigram, así como el gusto de la experimentación en cuanto a metodologías geométricas y sus posibilidades de aplicarlas a las viviendas, son dos hechos que se reflejan en el Castillo de Kafka. Este edificio de apartamentos, situado sobre una colina con vistas sobre la bahía de Sitges, es el resultado del acoplamiento de unos cubos alrededor de los núcleos de circulación vertical. Cada cubo contiene un ambiente minimalista: sala de estar-comedor o baño-dormitorio, articulados en distintos niveles. El color de las fachadas, elegido a partir de una gama derivada del azul, expresa la voluntad de integrar el edificio a su fondo natural, el cielo. Programa: 90 apartamentos, piscina, sauna, bar y restaurante. Cliente: J. Abelló Superficie: 4.000 m2