Cocina en Vivienda-Taller

Vivienda taller. El núcleo central es el más interior y el que ha sufrido una mayor transformación para pasar de una distribución muy triturada a un espacio diáfano y abierto en todas direcciones. Aloja la cocina, el baño en el interior de un volumen absolutamente de vidrio y el comedor. Todos los muebles son de madera de arce natural. Delante del volumen de vidrio que alberga el baño, se encuentra la cocina lineal que acaba en una torre que integra el frigorífico. Todo el conjunto (baño y cocina) se apoya en una tarima de Parklex, que soluciona el paso de instalaciones y permite empotrar la ducha. El volumen de vidrio retroiluminado forma una gran pantalla de luz en tres dimensiones. La disposición del núcleo central en franjas (baño, cocina, circulación y comedor) favorece la visión continua del espacio con un límite en la calle, a través del taller-3, y otro en el patio de manzana, con la galería y el telón vegetal que contiene. La ausencia de puertas y la generosa anchura de las oberturas permiten crear situaciones ambiguas en los límites de las estancias, por ejemplo entre el comedor y la habitación o el pequeño estar que se forma a caballo entre la cocina-comedor y la sala de informática, con dos sillas situadas cada una en una sala diferente y que, con la ayuda de unos muebles-lámpara, definen un nuevo espacio de reposo.