Cocina integrada con comedor en Barcelona

A pocos pasos del comedor, se plantea, sin que medien puertas o cerramientos adicionales, la cocina. Esta estancia, que anteriormente solía ser privada y técnica, propone ahora una estrecha relación visual con el comedor, aprovechando toda la luz de la fachada principal y anexionando a sus escasos metros cuadrados aquellos ocupados por el pasillo. La pequeña barra, que prevé uso por ambos lados, difumina la frontera entre ambas estancias, y la fotografía de autor en la pared opuesta, logra dar perspectiva y continuidad al estilo propuesto. La cocina, cada vez más un sitio de reunión para las familias, dónde no cocina únicamente la madre, ni los que cocinan lo hacen solos, alberga hoy en día actividades muy diversas: Aquí, desde luego cocinamos, pero aquí también comemos, hacemos la colada, leemos el periódico, miramos el ipad, trabajamos, tomamos una copa con amigos, y un larguísimo etcétera. El que los clientes puedan hoy hacer todo esto en un espacio diáfano, bien iluminado y con vistas es uno de los logros de este proyecto.

1 Comentario

  1. jordi

    "¿La pared de pizarra es pintura o papel? ¿Qué sale más a cuenta? gracias"