Cocina integrada con comedor en piso de Barcelona

A pocos pasos del comedor, se plantea, sin que medien puertas o cerramientos adicionales, la cocina. Esta estancia, que anteriormente solía ser privada y técnica, propone ahora una estrecha relación visual con el comedor, aprovechando toda la luz de la fachada principal y anexionando a sus escasos metros cuadrados aquellos ocupados por el pasillo. La pequeña barra, que prevé uso por ambos lados, difumina la frontera entre ambas estancias, y la fotografía de autor en la pared opuesta, logra dar perspectiva y continuidad al estilo propuesto.