Cocina integrada diferenciada del resto de la casa

Se consiguió hacer de éste un espacio integrado y diferenciado del resto de la casa uniendo en un único bloque compacto la cocina, los armarios, la zona de aguas y de fuegos. Todo ello suspendido en el aire. Como homenaje a una profesión diaria que requiere gran dedicación, Martín regaló todo el protagonismo del espacio a la zona de trabajo, dejando en una zona aparte los electrodomésticos y la zona de limpieza. Una sensación de pulcritud y simplicidad que combina perfectamente con una tradicional madera de roble medio con laca alto brillo negro y acero inoxidable, que ajusta de manera sutil el brillo de las puertas con el mate de la encimera. En la imagen, puertas con sistema de apertura eléctrica y cajones que combinan cuberteros en nogal con base perforada en el mismo acabado y separadores de acero inoxidable. Una disposición del espacio que permite optimizar la capacidad de los cajones y armarios y facilita el trabajo en la cocina. Tanto el cubertero como la base están disponibles, además, en acero inoxidable y haya. Se ha aprovechado el espacio de los armarios inferiores para colocar cubos de desperdicios de diferentes medidas y capacidades. Además, se han incorporado diferentes accesorios, como bandejas y cajas, para disponer de una madera limpia y organizada los productos de limpieza. Diferentes soluciones que completan el perfecto equipamiento de los interiores de los cajones.