Comedor en piso de 68 m2

Un piso de 68 m2 situado en el Ensanche de Barcelona se ha reformado completamente para dar respuesta a las necesidades de su nueva propietaria. El reto consistía en crear espacios más amplios y luminosos, aprovechar al máximo los metros cuadrados disponibles y crear ambientes acogedores y funcionales. El estar-comedor es un espacio neutro al que se añaden detalles de colores como la mesa, las sillas catalanas y los cuadros e ilustraciones. La iluminación regulable permite diferentes escenas y crea distintos ambientes, adaptándose a las necesidades de cada momento.