CONSOLA MARIPOSA, la familia crece