cortijo en sevilla

Para el interiorismo de este magnífico cortijo se buscó aunar la tradición (materiales de primera calidad, bordados a mano, etc) con las líneas limplias, geométricas y austeras propias de los entornos “de diseño”.
Así, se buscaron piezas de anticuario –como la chimenea, por ejemplo- y se crearon soluciones especiales (como la mampara de la ducha a partir de un doble cristal que encierra una pieza de encaje sevillano) con el fin de integrar modernidad y tradición en un entorno claramente contemporáneo.