Dormitorio infantil en sótano reformado

Vista del dormitorio infantil de unas hermanas en un sótanos que reformamos para transformarlo en un minipiso. Desde el principio este espacio supuso un pequeño reto, ya que la estancia tenía unas dimensiones bastante reducidas para lo que los clientes necesitaban distribuir en ella.  La hija mayor, todavía es muy pequeña, y está en esa fase en la que pasan de cuna a cama, por lo tanto, y con mucha lógica, nos pidieron que hiciéramos una distribución en la que cupiesen al principio dos cunitas, luego una cuna y una cama  y finalmente dos camas para cuando vayan creciendo.  Otro objetivo fundamental fue lograr un ambiente más luminoso y alegre en consonancia con el nuevo uso al que iba a ser destinado, pero al mismo tiempo, sin recargar demasiado el espacio para que no pareciese todavía más pequeño.  Nos decantamos por situar todo el mobiliario pegado a las paredes, para dejar el centro de la estancia lo más despejado y espacioso posible.  También optamos por pintar las paredes y el techo de blanco, excepto las paredes que hacen las veces de cabecero. En éstas, pintamos un zócalo en gris claro, para hacerlas un poco más "sufrida", y aprovechamos la parte superior para dibujar las siluetas de algunos animalitos en los tonos empolvadosque tanto nos gustan.  En la época en la que tengan las dos cunitas, la cómoda sirve de cambiador y crea una separación entre ambas. Esto deja libre el rincón del fondo para que tengan una zona en la que puedan sentarse a darles el pecho o a leerles un cuento. Al pasar a cuna + cama, la cómoda ocupa el rincón del fondo, y las propias paredes, hacen de cabecero para la cama.  Como elemento práctico, pensamos que unos ganchos a diferentes alturas ayudarían a las niñas a ir cogiendo la buena costumbre de dejar las cosas colgadas en su sitio y no se nos ocurrieron colgadores más bonitos que estos de madera natural tintada en varios colores.  Otros elementos importantísimos en el diseño de la estancia fueron las luminarias. Además de una buena iluminación cenital, pensamos que situar estratégicamente unos apliques tan bonitos como éstos de Kartell, ayudarían a crear una atmósfera especial. Situamos estas luminarias como aplique de pared en la zona de las camas y como lámparas de suspensión a diferentes niveles, en la zona del rincón de lectura.  Un detalle que sí nos gustó mucho de la habitación cuando la vimos por primera vez, fue el armario empotrado que tenían al fondo, así que decidimos aprovecharlo  lacándolo de blanco y dándole un efecto como de envejecido natural. Para esto, el carpintero de Casastar volvió a sernos de gran ayuda ;) Queríamos hacer la habitación un poco más personal, así que añadimos algunos detalles decorativoscomo los nombres de las niñas en madera, que nos hicieron desde Boho Deco Shop. También diseñamos de manera personalizada los cojines que cubrían la cama de la más mayor y una vez más Boho Deco Shop se encargó de hacerlo realidad. Y para terminar, en la pared de la entrada situamos una estantería horizontal a la cual pueden llegar las niñas sin ningún problema para dejar sus cosas ordenadas. ¿Lo conseguirán? ;)