Entrada de un loft en Madrid.

El loft esta dividido en tres espacios. En el central se situa la entrada, en superior el salon, baño y cocina, y por último el más bajo esta destinado a un pequeño taller de pintura y escultura. El color blanco y los pocos detalles recrean un espacio muy minimalista.