espacio amplio y diferenciado... en 40m2

Todo el mobiliario (tanto la cocina como el almacenamiento en general) se lleva al perímetro, al igual que la zona de baños, que se convierte en una banda estrecha al fondo de la vivienda dividida en un aseo de invitados con acceso independiente, y la zona de ducha más asociada al dormitorio. Esta banda se delimita mediante vidrio blanco, nuevamente para ganar luz sin perder intimidad.

De nuevo, usamos una paleta de colores sencilla: el blanco para dar luminosidad y agrandar el espacio, el rojo protagonista en el mobiliario de cocina y almacenamiento, y un mosaico de una gama de azules y verdes para el interior del aseo y la ducha.

Por último, con la iluminación se busca potenciar también el techo abuhardillado y las viguetas de madera, usando focos puntuales de corte industrial.