Estar-comedor a medida con madera de Iroko

Este proyecto parte de la problemática que origina la distribución de un estar-comedor de planta cuadrada al que teníamos que sumar otro inconveniente, la presencia de una escalera que comunica las dos plantas de esta casa unifamiliar adosada. La solución pasa por la creación de un mueble diseñado y echo a medida para este proyecto que también se repetirá en el recibidor con el fin de conseguir protagonismo y continuidad. El mueble parte de una franja horizontal creada por listones verticales de iroko natural que va desarrollando las funciones requeridas: soporte para el televisor, espacio de almacenaje de bebidas, copas, etcétera y un largo estante. El resto de funciones requeridas se concentran en los volúmenes cúbicos complementarios. Las paredes se pintaron de manera neutra y agradable; conjuntamente con los clientes se hizo una selección muy específica de mobiliario de manera que sin perder harmonía cumpliera con todas exigencias expuestas inicialmente. La iluminación permite crear un ambiente dulce y atrayente en la zona de estar y se diseñó, para la zona de la mesa, una lámpara de pantallas negras que huye de convencionalismos estéticos. Finalmente se complementó el proyecto con una sesión de fotos realizadas por Sandra G. Cosano que gira en torno al mundo del agua y la canalización que hace referencia a la profesión de sus propietarios.