Estudio en una buhardilla

Estudio en una buhardilla de 65 m2, en una casa vieja de 130 años de antigüedad. La buhardilla había servido siempre de cuarto trastero, sin uso específico, hasta que el actual propietario -un arquitecto- decidió convertirla en estudio. La primera decisión fue dejar las paredes tal como habían estado siempre, dándoles tan sólo una mano de pintura, y aprovechar el desorden de la cubierta para introducir unos planos de cartón yeso, corrigiendo aquel desorden y ayudando a definir los ámbitos. El pavimento es el mismo que había en el terrado contiguo

1 Comentario

  1. paco

    "Busco una chimenea como la de la foto. ¿Dónde puedo encontrarla?"