Estudio en Vivienda-Taller

La propietaria, una artista plástica, quería adaptar la vivienda situada en un edificio modernista catalogado, para destinarla principalmente a talleres y una pequeña parte a vivienda esporádica. Se mantuvieron y rehabilitaron las molduras de los techos, la carpintería de la fachada principal y los mosaicos hidráulicos en los lugares donde aun se conservaban. En el resto se utilizó pavimento de vinilo. Grandes mesas de trabajo, resistentes a los disolventes y colas, en los talleres. Unas planchas metálicas ocultan la instalación, principalmente la de aire acondicionado, integran el splid y sirven para colgar y exponer los trabajos en vías de producción.