Fachada

El punto de partida fue un cortijo en ruinas consumido por el abandono y el paso del tiempo y el reto fue convertirla en una casa que respirase calor de hogar. La restauración fue llevada a cabo por los actuales propietarios, ellos proyectaron tanto la reforma estructural como el interiorismo de esta vivienda luminosa, amplia y cálida, preparada para el ocio y el descanso.