Gris y malva, una combinación inesperada

zona de relax compuesta por sofá de tonos grises de dos plazas, combinado con cojines de diferentes estampados. El tono malva de las butacas rompe con los colores neutros de la estancia.