Jardin minimalista - Madrid

Con pocos elementos una gran idea Las posibilidades de crear un espacio acogedor en este patio de luces eran realmente casi nulas. No solamente por las dimensiones propias de apenas 1,90 x 2,70 metros cuadrados sino que además el 80% del espacio es un cristal que da luz a la cocina que se encuentra abajo. El patio de luces, además no recibe luz de sol, siendo una zona bastante umbría. Pero teníamos que encontrarle una solución. Para ello, en primer lugar decidimos arriesgarnos pintando las paredes de un color más vivo y llamativo. Por otra parte, se construyo tres columnas de luces para dar efecto de amplitud a la zona cubierta por el tejado. El inconveniente de la claraboya, se resolvió mediante un aro de acero inoxidable que estéticamente cambia las líneas rectas propio del cristal por algo mas dinámico como es un circulo y que por otra parte nos permite seguir cumpliendo con el cometido de permitir el pazo de luz. La interfaz de integración entre el dormitorio y el jardín se logra a través del deck de madera. Y para dar un toque de naturaleza, se planto un bambu enano en una maceta.