NAMU, cuando los árboles sí dejan ver el bosque