Oteyza

El vacío, un espacio desocupado en el que ha desaparecido la masa, no es ausencia, sino una producción de sentido, el espacio espiritual de plenitud. Una pieza que parte de la geometría para su descomposición, descubriendo la dimensión oculta del volumen.