Parc Logístic de la Zona Franca

El recinto del Parc Logístic de la Zona Franca, dispone de naves, oficinas, áreas de maniobra, accesos viarios, ferroviarios y portuarios prácticamente inmejorables. Goza de una situación privilegiada próxima a la ciudad, con una visibilidad extraordinaria gracias a una fachada de 1.300 metros a lo largo del cinturón litoral. Este potencial de imagen es la razón de ser de este proyecto. La situación del Parc Logístic brinda la oportunidad de una lectura global física de esta gran promoción y ha permitido a las empresas que han instalado allí sus núcleos de actividad situar también sus sedes centrales a lo largo del eje del litoral. El conjunto tiene una entidad no solamente funcional sino también una imagen impactante hacia el exterior debido a su arquitectura de vidrio y metal. Los criterios de modularidad y de flexibilidad del Parc Logístic, inherentes al diseño urbano del conjunto, determinan la implantación de los volúmenes y la composición de su fachada. Flexibilidad en términos de oferta a las empresas que se quisieran instalar, tanto en el tamaño de las oficinas como en su número de plantas. Y flexibilidad también en términos de uso para poder ubicar las oficinas representativas, las oficinas funcionales, así como los espacios de exposiciones o incluso restaurantes y servicios ligados al Parc Logístic. Partimos de una composición geométrica que aceptara variaciones, un procedimiento parecido a un juego de “lego” en el que, combinando unas piezas de distintas maneras, obtendríamos diferentes propuestas de ordenación. La imagen fuerte de este conjunto de edificios es la de unas olas en movimiento.