Piscina con faro empotrable

La forma más tradicional de iluminar una piscina es mediante el uso de lámparas empotrables, que se colocan tanto en su interior como bordeando los contornos. Instalar empotrables dentro de la piscina, además de decorativo y placentero para la vista, es realmente útil para poder disfrutar de un agradable baño nocturno. Para garantizar la seguridad de los bañistas, las luminarias que se instalen deben tener un índice de protección IP68 (índice de protección contra agua y cuerpos sólidos) que nos indica que son lámparas totalmente protegidas y preparadas para inmersiones prolongadas en el agua. Actualmente existen empotrables de LED RGB que permiten crear ambientes diferentes y muy originales que, a través de un mando a distancia ofrecen la posibilidad de elegir entre varias tonalidades de luz.