Redecorando la casa

Esta vivienda no se había reformado en muchos años, el tiempo en el que los niños crecieron. Ahora ya son mayores y la casa necesitaba cambiar de aspecto y modernizarse.



El estilo elegido ha sido fundamentalmente de mobiliario estilo nórdico, en madera clara, muy ligero y atemporal.



Con toques setenteros en la decoración del papel del salón que le dan dinamismo a un salón tan grande.



La barandilla de la escalera se cambió por una de acero y cristal, pero en la zona de la entrada se han colocado tensores de arriba a abajo porque visualmente conseguimos separar la entrada del salón sin ocupar espacio ni cerrar los ambientes. El resultado es un salón amplio, abierto a la entrada y a toda la luz del ventanal, pero claramente definido y separado de éste por el escalón y la barandilla.



El cuarto del piano ha pasado de ser una biblioteca que no se usaba más que para guardar, a ser el cuarto del piano y de la tele. Es una zona de relax que invita a desconectar del resto.



El dormitorio juvenil se renovó con líneas más modernas y mobiliario más adecuada a la edad del joven que lo habita. Para proteger la pared recurrimos a una foto del puente de Brooklin, en Nueva York, que permite rozar la pared sin estropearla y da mucha profundidad a la estancia.



Finalmente en el baño se cambió la bañera por una ducha, mucho más práctica y se movió el bidé para dar más espacio en la zona de entrada