Restauración de una cómoda del siglo XIX

Va a hacer un año por estas fechas, Carlos Miguel García, el restaurador, recuperó una pieza de un antiguo dormitorio del Siglo XIX. Con ella quiero abrir esta primera entrada dedicada a la restauración. Esta cómoda forma parte de un conjunto de dormitorio, el cual, Carlos Miguel quiere ir recuperando poco a poco y volver a darle funcionalidad. Está realizada en madera de Caobilla y con algunas partes de marquetería. Su principal peculiaridad radica en la forma frontal de los cajones, pues presentan un perfil rectilíneo (curvados en el centro y rectos en los laterales), además de que los tres cajones inferiores ocupan todo el ancho del mueble, mientras que el primero está dividido en tres cajones individuales. Todos los cajones tienen un perímetro enmarcado con marquetería. Presentaba muchos desperfectos: - Las molduras estaban golpeadas por lo que se hicieron nuevas; las patas traseras estaban perdidas y se tuvieron que realizar piezas nuevas para suplirlas, al igual que hubo que reemplazar aquellas piezas de marquetería de la tapa. - Los herrajes estaban destrozados y faltaban las llaves, por lo que se hicieron llaves nuevas y se adaptaron a la forma de la cerradura. - Los casquillos decorativos de latón que recubrían las patas tuvieron que pulirse para devolverles el lustre. - Las espigas que arman el interior y que hacen de división para los cajones estaban partidas y como eran irrecuperables a modo de correderas, se anclaron dentro del mismo cajón perdiendo así su función sustentante. En su acabado final se han usado barnices actuales, impermeables para que la cómoda sea plenamente funcional.