Restaurante Cubil en Grandvalira

A medio camino entre tradición y modernidad, emergen entre las nevadas montañas de Grandvalira, los edificios de Solanelles y Cubil que albergan los últimos restaurantes de Stone Designs. Un proyecto que combina perfectamente lo mejor de la tradición de los pueblos de montaña, con la modernidad de un espacio funcional y sencillo que se centra en el disfrute y atención al detalle, para que el usuario se sienta como en casa y encuentre un refugio en los días más duros del invierno. El restaurante consiste en una reinterpretación de los valores y costumbres de la zona, destilando lo superfluo para obtener solo lo esencial. De esta forma dotan al local de un aspecto absolutamente innovador, donde la madera de pino y la calidez de sus tapizados de lana, contrastan con la robusta estructura de sus muebles, todos ellos pensados para soportar el duro trato que reciben durante la temporada de esquí. La imagen clara de una cabaña alpina, enfatiza la calidez que se ha buscado en todo momento. Las diferentes tipologías de mobiliario, generan muy distintos ambientes en perfecta armonía, que permiten a los usuarios disfrutar de diferentes opciones en función de sus gustos y necesidades concretas. Creando además una diversidad, que en conjunto funciona con precisión poética, aderezada por las impresionantes vistas a la montaña de sus enormes ventanales. Cada pieza de mobiliario ha sido creada y pensada en concreto para este proyecto, teniendo muy en cuenta las particularidades de sus usuarios. A todos los asientos se les ha dotado de rejillas inferiores para poder guardar las equiparaciones de esquí, de forma que no se pierden puestos de venta por la acumulación de prendas de ropa en las mesas. Esto no es más que un pequeño ejemplo de la preocupación por parte de los diseñadores por generar un espacio que no solo sea sugerente e inspirador, sino funcional como ningún otro en este ámbito. En definitiva, un nuevo concepto de restauración de montaña, donde un universo de sensaciones, nos termina por demostrar lo valioso de los pequeños detalles, la belleza de lo sencillo, natural y auténtico.