RESTAURANTE FILANDÓN

© Alejo Bagué

Espacio contemporáneo con pinceladas rústicas, situado en un enclave privilegiado en las afueras de Madrid, en el que conviven materiales tradicionales, como el barro, el granito o la madera, con una estética actual, consiguiendo un ambiente agradable para la degustación de productos culinarios de gran calidad.

Su nombre procede de una tradición cántabro-gallega, que consistía en la reunión nocturna de mujeres para hilar y charlar. Esta costumbre ha sido la inspiración para este proyecto.

El conjunto, de espectaculares dimensiones, está formado por tres edificios articulados alrededor de un patio central. Es a través de este patio de granito que se accede a un espacio que sirve de nexo a dos de los bloques principales del complejo. La primera construcción está realizada en granito, material muy utilizado en la zona de Castilla, y madera, formando una estructura de cerchas que sostienen la cubierta, la cual está inspirada en los “teitos”, construcciones a modo de cabaña de piedra y cubierta vegetal típicas del norte cantábrico, la cuales eran utilizadas como despensa.

El segundo edificio se caracteriza por una serie de contrafuertes que dividen el espacio en distintos ambientes. Mediante puertas correderas, se presenta una superficie con capacidad para albergar eventos de diversas capacidades. De nuevo, los materiales utilizados en esta construcción, el granito y el barro, reiteran su vocación rústica, de tradición leonesa. La cubierta es de zinc, tradicionalmente utilizada en la arquitectura palaciega propia de la zona interior y central del país.
El tercer bloque se resuelve con la optimización de materiales tradicionales usados de manera más contemporánea.

Los pavimentos, de madera natural y terracota, contribuían a dotar a este espectacular caserío de una gran calidez, mediante un esmerado proyecto de iluminación.

Grandes terrazas que abren los espacios al exterior ponen en contacto el exterior con el interior, dotado de grandes cristaleras.

El paisaje cobra gran importancia y conecta íntimamente con el conjunto arquitectónico, el cual es sumamente respetuoso con él.