restuarante Gaig

La idea era fusionar la “fonda” de toda la vida, con el espacio gastronómico del Hotel Cram, poseedor de una estrella Michelin, conservando el confort “casero” por un lado, y la sofisticación y excelencia propios de una estrella Michelín por el otro.

A partir de un espacio muy sobrio y elegante, trabajamos sobre dos premisas: la dimensión de las mesas y el espacio entre ellas, para construir un espacio privado; y los detalles para acercarnos a lo tradicional