ROJO Y NEGRO

Está claro que estrenar una casa no es todo. Generalmente las promotoras casi obligan a tragar con esos acabados tan estándar. Este caso es un ejemplo que lo que se puede hacer cuando se modifica todo, no solo gana en calidad, sino en personalidad. El criterio ha sido mantener los colores favoritos de sus propietarios, un joven matrimonio, que les encantan la sencillez, el orden y éstos colores. Para ello dispusimos una paleta de color para aplicar a toda la vivienda. El resultado fue óptimo y definitivo.