SEX SHOP

Sex Shop Negocio dirigido a la venta de diversos productos de carácter erótico, con una superficie útil de aproximadamente 165m². El proyecto está enfocado con la intención de romper con ideas preconcebidas o tabúes asignados a este tipo de negocios, desarrollando un proyecto que rompa con el mito de lo chabacano y consiguiendo al mismo tiempo mediante la elegancia aportada, provocar perplejidad a los peatones al verse atraídos por la estética de la tienda y sorprenderse al reconocer los productos expuestos en sus vitrinas y cerciorarse de que la actividad que desempeña el local es la de Sex Shop. En la elaboración del proyecto se ha abordado el estudio de la distribución, el afronte de un proyecto específico de iluminación, el grafismo, la fotografía decorativa, el diseño industrial del mobiliario para usos y necesidades específicas, así como la disposición de materiales y atrezzos que deben ser expuestos, aportando de este modo el contenido, pero manteniendo siempre la funcionalidad y ergonomía necesaria en el establecimiento comercial. El local cuenta con una entrada claramente diferenciada en tono rojo, las fachadas se presentan como una sola unidad y manteniendo la misma horizontalidad respecto a los desniveles del acerado, y dibujando el contorno en aspecto de madera y plafones centrales en tono gris antracita, otorgando así una interrelación de texturas y cromática de los materiales empleados en el exterior e interior del proyecto, potenciando los claroscuros de los escaparates mediante una curada selección de fotografías, estratégicamente dispuestas y resaltadas por reflejos a través de espejos enfrentados lateralmente y evidenciando el producto expuesto. Los paneles traseros de los escaparates carecen de toda altura con el fin de poder intuir desde la calle un espacio interior fresco e intimista. Con el objetivo de crear una distribución práctica y fluida, se ha optado por una zonificación compuesta por tres espacios claramente diferenciados; zona de atención al cliente, exposición y servicios. La zona de atención al cliente ofrece la organización de eventos, fiestas o despedidas de soltero. La zona expositiva se articula mediante el mobiliario diseñado, proporcionando así ligereza y versatilidad, ya que las traseras de los muebles albergan un sencillo sistema de cremalleras metálicas ocultas y juntas horizontales y verticales, permitiendo subir o bajar los estantes, colgadores o módulos contenedores, otorgando una clara polivalencia para los diversos productos y colecciones a exponer durante el transcurso del año.