Sillones para niños.

Estos silloncitos hacen las delicias de los más peques. Están adaptados a su altura , los pueden trasladar de un sitio a otro y son todos blanditos para que no se hagan daño. Como elemento decorativo, ideal.