Tannic by Freixenet

Tannic by Freixenet es el primer Showroom para la marca Freixenet en Barcelona, un espacio propio que acerca todas las gamas de sus productos directamente a los consumidores.

El concepto del proyecto se basó en crear una atmósfera de bodega tradicional dentro de un espacio contemporáneo. Para ello se utilizaron diferentes recursos como el uso de materiales nobles (madera natural, hierro, mármol blanco, cristal), el juego de volúmenes, reflejos y brillos, entre otros.

Se trata de un espacio de doble altura en el que conviven varias funciones.

La planta inferior es el showroom, lugar de exposición y venta de productos. Se revistieron parcialmente paredes y techos con madera natural de roble, la tipología más común para hacer las barricas de vino. Para sugerir la presencia de Freixenet en varios países del mundo, se grabó sobre la madera el slogan ‘Los vinos de la familia Ferrer’ en quince idiomas diferentes.

Una gran barra de mármol en forma de L recoge las zonas de mostrador-caja y de degustaciones. Sobre ella penden unas lámparas de cristal que simbolizan la uva. También, por su color, evocan los dos tipos de productos más comercializados de la marca: el dorado para el cava y el rojo púrpura para el vino.

El producto se expone en grandes estructuras de hierro negro a modo de estanterías, una de las cuales comunica visualmente la planta superior con la inferior. Para aportar mayor calidez a las estanterías se añadieron fragmentos de madera y cajas empotradas que representan las tradicionales cajas de vino.

El hierro está presente también como revestimiento de paredes y otros elementos de carácter tradicional, como contrapesos, rótulos troquelados, estantes, perfilerías.

En la planta superior se encuentran la sala privada de catas, un mini office y los aseos. Desde la sala de catas se puede contemplar el espacio de tienda a través de la gran estantería de hierro. Un enorme espejo apaisado ocupa gran parte de la pared, lo cual aporta mayor amplitud a la sala. En el centro se ubica la mesa de catas, realizada también en madera de roble natural.

Al fondo, un cómodo sofá y unas butacas para saborear relajadamente las copas más selectas de Freixenet.

Tannic ha sido recientemente premiado con un Laus de Bronce por la categoría de Empresas.