Transformación de oficinas en un loft

El proyecto que os mostramos a continuación es uno de esos que se sale de la norma habitual. El cliente acudió a nuestro estudio teniendo muy claro que quería un loft de carácter industrial que no terminara resultando una vivienda “fría”. A partir de estas condiciones nos dio libertad para proponer ideas.

El punto de partida para nosotras: 180 m2 de oficinas en un edificio que antes fue una fábrica de hielo, diáfanos y con 4 m de altura libre. ¡Son unas condiciones poco comunes!

El programa propuesto por el propietario es sencillo y poco fragmentado: salón, cocina y estudio pueden estar en un mismo espacio, una habitación eventual que también podría incorporarse a los anteriores, habitación principal con vestidor y baño propios y un baño de invitados y zona de lavandería como zonas de servicio más privadas. La ordenación del mismo lo dan las condiciones de la propia vivienda: las zonas con los usos principales dan a la fachada principal y las zonas de servicio están próximas al patio interior.

El reto de este proyecto es que tanto espacio libre resulte interesante de vivir sin perderse en él.

Tuvimos claros los materiales con los que trabajar desde el principio: acero, vidrio y microcemento en el pavimento de las zonas húmedas y de servicio y la madera, para compensar y dar calidez, en el suelo del resto de los espacios y el mobiliario a medida. Además, si podíamos recuperar los pilares de hormigón y algún muro de ladrillo visto, los incorporaríamos al proyecto.

La gran apuesta en esta reforma estuvo en utilizar planchas de acero oxidado de 270 cm de altura soldadas entre sí y que en su conjunto conforman el “tabique” separador entre la zona de día y la de noche. El “tabique” se va plegando en toda su longitud y en sus formas recoge el mobiliario que va dando servicio a una estancia o a otra.

Para definir el volumen que incluye el armario del hall y la habitación eventual también utilizamos el acero. Junto a dicho armario, se recoge un portón que recuerda a la puerta de una fábrica, corredero y abatible, de grandes dimensiones y con la estructura de bastidores vista. La gran estantería propuesta en esta zona, que hace las veces de biblioteca, también incorpora piezas de acero plegado y oxidado como expositores de libros.