UN PISO PARA EL VERANO EN SADA-CORUÑA

Se optó por un estilo sobrio, casi monacal, donde el color marrón es el único protagonista.  Sus propietarios deseaban una casa de verano carente de color y excesos.