Un vestíbulo con mucha personalidad

Vestíbulo de un apartamento turístico en el Eixample, Barcelona. La estancia cuenta con una pared de espejos y otra pintada en rojo. Además, el suelo aporta un toque muy personal al espacio, que separa los dos ambientes con una gran puerta blanca.