Vista cocina elegante

Al desarrollar el proyecto de su propia casa, Jon buscaba la integración con el entorno y también con su forma de ser, vivir, pensar... Por eso, quería una cocina que hablara de él sin decir mucho, que mantuviera en secreto una forma de ser reservada, casi misteriosa. Necesitaba un lugar de formas geométricas que no encerrara la cocina en un solo espacio, sino que se compartiera con el resto de la casa para poder cenar, comer, desayunar e, incluso, trabajar en ella. Apasionado por la mínima expresión y el buen gusto, buscó una cocina sin complicaciones.