vivienda en vistabella

La distribución se afronta tanto en planta como en sección, para conseguir una complejidad espacial que se corresponda con las distintas situaciones que se pueden dar en cada estancia y con el máximo aprovechamiento del bajocubierta. Las habitaciones de la planta de acceso y la sala tienen doble altura, lo que en el caso de las habitaciones, aparte de dotarlas de un carácter espacial las independiza de lo que ocurre en el altillo, mientras que cocina y baños quedan bajo la entreplanta ligera justo en la zona central de la casa.

El espacio de almacenaje se optimiza como claro reflejo de las formas de vida actuales, en las que la acumulación de objetos se convierte en un rasgo común.

Esta reforma asume la flexibilidad de la vivienda, no solo con recursos físicos como los tabiques móviles, sino también dejando espacios de uso indefinido que los habitantes irán "ocupando" con distintas actividades según los necesiten.
La estancia junto a la entrada puede ser un gran hall, habitación de invitados, despacho... el altillo es una zona de trabajo que en un futuro podrá convertirse en las habitaciones de los niños, o más adelante en biblioteca...