Vivienda unifamiliar en La Barrosa

La vivienda, construida entre pinares de la Playa de la Barrosa, en Chiclana de la Frontera, se sitúa a 80 metros de la costa y desde ella se divisa, entre pinos, el Castillo de Sancti-Petri, en medio de las aguas del Atlántico donde, según la leyenda descansan los restos del Templo de Hércules.

Se demandaba un programa flexible para una vivienda de dos plantas y sótano, donde había que resolver la privacidad de vida familiar sin mermar la luminosidad y la amplitud de los espacios. Se plantea un programa con salón, cocina, comedor, cuatro dormitorios y cuartos de baño como usos principales, además de un pequeño gimnasio, una sala para proyecciones, despacho y un espacio flexible que sirviera de garaje a la vez de sala para amigos y celebraciones con los correspondientes servicios. Se resuelve agrupando las distintas espacias por niveles de privacidad desde abajo hacia arriba, siendo los niveles bajos los más públicos y accesibles y en la planta alta las estancias más privadas.