Cuando ecología y familia conviven en 27 m2

Cuando ecología y familia conviven en 27 m2

Cuando pienso en la que fue mi primera casa lo hago con alegría. Era muy chiquitita, 27 m2, pero conseguí crear un hogar en el que llegamos a estar 4 personas y un perro muy a gusto. Y, además, apliqué los principios de sostenibilidad, eficiencia energética y bioconstrucción que es una constante en mi trabajo.

De piso de soltera a casa familiar

En un principio, la casa iba a ser solo para mí, pero conocí a mi pareja que tenía dos hijos y hubo que hacer hueco para la familia. Los niños no estaban siempre con nosotros pero les hicimos un cuarto para que se sintieran cómodos cuando venían. 

Se trataba entonces de aprovechar el espacio al máximo, de dar armonía a una casa que de origen se veía así: con pasillos alargados y casi sin luz.

La casa fue una segregación de un piso más grande que compré. Dejé 27 m2 (30 m2 totales y 27 m2 de superficie útil) para mi casa y luego hice un estudio al lado.

En los planos del proyecto se puede ver cómo hay dos entradas: una a la casa y otra que lleva al despacho y cómo incliné la parte del dormitorio para que el pasillo no quedara tan angosto.

plano reforma casa

Viviendo en familia, sin ruido y cómodos

La casa estaba en pleno barrio de las Letras y era una planta baja por lo que era una zona con mucha vida de calle y, en consecuencia, mucho ruido externo. Mi prioridad era aislarla bien del exterior y que hubiera una buena ventilación porque sólo había una ventana exterior.

Fue ahí donde apliqué los principios de sostenibilidad, eficiencia energética y bioconstrucción que podrían resumirse en unos ejemplos muy concretos:

1.- Trasdosado: se levantó un doble tabique dejando una cámara de 4 centímetros en medio en todo el perímetro de la casa y un aislamiento térmico de lana de oveja. Así se aísla la casa y se evita el frío y el calor.

2.- Aislamientos en ventanal: utilicé un aislamiento de Climatac porque es muy bueno. Cuando cierras la ventana la casa es un búnker y no deja pasar nada de ruido.

4.- Instalación Eléctrica Biocompatible: se utilizaron materiales ecológicos, libres de halógenos y se procedió a realizar la instalación para que haya muy baja dispersión de camplo electromagnético de baja frecuencia.

5.- Pintura ecológica: el pavimento de toda la casa (excepto baño y zona de aguas de la cocina que es de pizarra roja) es de roble con tintes ecológicos. Y el resto de la casa también está pintada con pintura ecológica.

Esto, junto con la distribución totalmente en abierto de la casa con una tonalidad blanca y muebles de Ikea cómodos y prácticos hizo que todos fuéramos muy felices en esta casa en la que vivía también nuestro perro. Los niños tenían su habitación en lo que en principio iba a ser mi dormitorio, así que mi pareja y yo pasamos a dormir a la zona de salón-comedor donde también estaba la cocina y el baño chiquitín, chiquitín se escondía tras una cortina de tiras roja al lado del dormitorio de los niños.

Pero mejor, pasa a echar un vistazo.

Fotografía: Asier Rua.

¿Te ha sabido a poco? Pulsa aquí para leer más sobre Cómo decorar casas pequeñas

COMENTA, OPINA Y/O PREGUNTA


Adjunta tus fotos

¿eres profesional de la decoración?

ANÚNCIATE GRATIS