Como Elegir tu Piscina Prefabricada

Cualquier casa con patio o jardín permite la posibilidad de incorporar una piscina. Incluso si crees que tu patio es muy pequeño, aquí te mostraremos varias opciones de piscinas prefabricadas que pueden adaptarse a cualquier espacio, y aclararemos tus dudas respecto a qué tipo de material emplear en cada caso.

Además, si no sabes qué precios pueden tener, el mantenimiento que requieren o en qué se diferencia una piscina salada de una con cloro, aquí encontrarás la solución junto con otros consejos prácticos.

Dentro de las piscinas prefabricadas encontramos dos tipos, en función del estilo que quieras dar a tu patio o jardín, y de los materiales que prefieras. 

  • Piscinas enterradas: un clásico que no falla y tienen gran resistencia.
  • Piscinas elevadas: adaptables a cualquier espacio, incluso pequeños.

¿Cuál es el material más apropiado?

Para elegir entre una piscina enterrada o elevada, además del espacio del que dispongas, es importante conocer qué materiales se pueden aplicar a cada tipo, ya que la selección es muy amplia. También es necesario decidir qué revestimiento interior preferimos, puesto que existen varias opciones, como explicamos en este artículo.

1 - Materiales para piscinas enterradas

Cualquier tipo de piscina enterrada necesitará realizar una excavación previa y una solera, que es la base donde posteriormente irá la instalación. Pueden llevar un revestimiento de gresite o pintura, y se utiliza el liner para las reparaciones. En cuanto a los materiales que se pueden emplear son: 

  • Poliéster con fibra de vidrio: es el más común. Se incorpora de una sola pieza fabricada anteriormente con un molde, resulta fácil de limpiar, pudiendo incluso vaciarla por épocas, y no le afectan los contrastes de temperatura. La desventaja es que precisa de una grúa para su instalación si no se dispone de un acceso fácil, además, tiene limitaciones de medidas para su transporte, aunque éstas son bastante amplias (10×4,40×1,60m), pero sin duda es una de las opciones más escogidas.

Los dos materiales siguientes son los menos empleados, puesto que su construcción es más complicada y se asemeja bastante a las de obra:

  • Acero: paneles previamente preparados en fábrica que se colocan sobre una losa de hormigón, por lo que es una construcción semi-prefabricada. La parte negativa es la posibilidad de que se oxide el acero si no se trata adecuadamente, o que entre agua en los paneles debido a la presión.
  • Polipropileno: paneles que se unen a la base rellenados con hormigón. Se trata del sistema más seguro y duradero, sin embargo, el precio se acerca más a las piscinas de obra. 

 

Las piscinas enterradas son una estupenda elección si buscas resistencia y durabilidad, teniendo en cuenta que, tratada correctamente y cuidando su mantenimiento, pueden durar toda la vida.

2 - Materiales para piscinas elevadas

Este tipo de piscinas son más económicas y no necesitan excavación, pero sí es importante la nivelación del suelo antes de proceder a la instalación. En terrenos donde la pendiente es inclinada, se pueden diseñar semi-elevadas. Pueden instalarse incluso en azoteas. Para elegir entre piscina desmontable o fija, es importante tener en cuenta material que la recubre, ya que están a la intemperie.

Piscinas elevadas fijas

Admiten para su confección la madera, el hormigón y el poliéster con fibra. Este tipo de piscinas, necesitan además materiales para el recubrimiento exterior, como pueden ser el acero con múltiples acabados, el hormigón y la madera, que necesita mantenimiento, pero aporta un toque elegante, sofisticado y cálido.

Su seguridad y resistencia es mayor que las desmontables por la estabilidad que aportan los materiales y la forma de instalarlos. Y su duración siempre será menor que las piscinas enterradas, ya que depende principalmente del clima, llegando a aguantar por décadas, siempre y cuando su recubrimiento exterior se trate adecuadamente.

piscinas prefabricadas

Piscinas elevadas desmontables

Son sin duda las más asequibles,  pero también las menos resistentes, en el caso de elegir materiales como plástico, como son las hinchables y tubulares. En la ubicación donde posteriormente se colocará la piscina, es necesario extender una manta o tapiz que sirva de base y amortiguación con el terreno, lo que evitará posibles pinchazos o deterioros de la piscina y el jardín.

También pueden utilizarse otros materiales como la madera o el acero, aunque con una estructura diferente a las piscinas de acero enterradas que, en este caso, resulta mucho más sencilla y práctica a la hora de instalar. Aportan mayor estabilidad y resistencia, además de quedar un efecto más decorativo al tener la posibilidad de elegir entre una gran diversidad de acabados exteriores.

Incluyen, además, dos estilos innovadores: composite, que es un compuesto creado con madera y polímeros cuyo resultado es un material muy resistente, sólido y fácil de manejar en piezas; y container, cuya base está formada por uno o varios contenedores de carga, que pueden llevar o no revestimiento interior de poliéster y que permiten seccionar el vaso para crear dos espacios dentro de la piscina, e incluso, incrustar un cristal a través del cual se puede ver el entorno a modo ventana.

Su rasgo principal (ser desmontables) las confiere menor estabilidad, por lo que su duración siempre será inferior que en el caso de las piscinas enterradas y elevadas fijas, aunque en el caso de fabricarla con los materiales composite y container puede asemejarse bastante.

Sea cual sea el tipo que escojas, está claro que la mejor elección a la hora de poner una piscina en tu casa es que sea prefabricada, puesto que son más económicas gracias a la rapidez y sencillez de su instalación y mantenimiento. Además, la alta calidad de sus materiales le aporta una resistencia y durabilidad muy extensas sin necesidad de pasar por todo el proceso que implica hacerlas de obra.

TIPOS DE PISCINA PREFABRICADA

CARACTERÍSTICAS

ECONÓMICA

OBRA

RESISTENCIA Y SEGURIDAD

MATERIALES

ENTERRADAS

 

x

x

Poliéster y fibra, acero, polipropileno y hormigón.

Revestimiento interior: pintura, gresite.

Reparaciones: liner.

ELEVADAS FIJAS

x

 

x

Poliéster y fibra, acero, hormigón, madera.

Revestimiento interior: pintura, liner, gresite.

Recubrimiento exterior: acero, hormigón y madera.

ELEVADAS DESMONTABLES

x

 

 

Plástico, acero, madera, composite y container.

Revestimiento interior: liner.

Acabado perfecto: elige el revestimiento interior 

  • pintura impermeable: necesitará repasarse periódicamente cada varios años ya que le afectan los productos químicos que se emplean para el mantenimiento del agua, pero es sin duda la opción más barata.
  • gresite: también denominado revestimiento vítreo al estar fabricado por cristal reciclado. Resulta ser la opción más eficaz y duradera por las características de este material, además la absorción de agua es prácticamente nula y existen múltiples opciones de diseños y colores.
  • liner: se trata de un material flexible y resistente, hecho de PVC que se emplea para impermeabilizar la piscina y que aporta gran estanqueidad, es decir, que retiene perfectamente el agua evitando filtraciones. Se aplica principalmente en las piscinas elevadas, y para las reparaciones en las piscinas enterradas. 

Es posible, incluso, colocar gresite sobre el liner, de manera que aseguramos la impermeabilidad y le damos un acabado real, en lugar de imitación.

Como toque final: el borde de la piscina

Para el perímetro de la piscina, es fundamental emplear un material antideslizante que ayude a evitar resbalones, y que tenga los bordes redondeados. Además, que absorba el calor para poder andar descalzos sobre ello o sentarnos durante las peores horas de sol. 

Encontramos varias opciones para colocar como coronación de la piscina. 

  • Piedra natural: necesita requisitos especiales ya que se obtienen directamente de la naturaleza, por lo que se encarece el coste, sin embargo, no variará su tonalidad, soportan muy bien los cambios climáticos,tienen una gran dureza y resistencia, necesita poco mantenimiento y limpieza”. 

piscinas prefabricadas

  • Piedra artificial in situ: se elaboran en la propia obra a base de mezclar diferentes piedras de pequeño tamaño dejando un resultado poroso y relativamente homogéneo (uniforme). Otras opciones son el hormigón impreso o micocemento. En esta clasificación es relevante dejar juntas de dilatación por si el material se expande o contrae con los cambios de temperatura o por si se dan movimientos del terreno.
  • Madera natural: debe ser tratada para que aguante las inclemencias del tiempo por lo que necesita mantenimiento periódico. Como alternativa a ésta, se puede elegir madera sintética, puesto que quedan acabados muy reales. Ambas opciones permiten crear un estilo mamperlán, que da una sensación de unión y continuidad, puesto que es una misma pieza que empieza en el borde de la piscina y abarca todo el terreno alrededor.

piscinas prefabricadas

  • Baldosas de barro: este material necesita tratamientos periódicos para que resista mejor las variaciones del tiempo. Es perfecto para ambientes rústicos y puedes encontrarlas creadas artesanalmente.

piscinas prefabricadas

  • Gres porcelánico: pavimento artificial con gran resistencia y versatilidad, utilizado tanto para la piscina como para el borde ya que es muy adaptable. 

En el caso de las piscinas desbordantes, se puede aplicar para el borde el mismo material de la piscina.

Precios, medidas y formas

La mejor época para comprar una piscina es el invierno, puesto que en verano se encarecen los precios y servicios relacionados al ser la temporada de piscina y al haber un incremento de demanda durante esos meses.

Como hemos comentado, un estilo de piscina es más económico que otro en función de si necesita obra o no, del material que se utilice y del tamaño, pero también hay que tener en cuenta la licencia de construcción y la mano de obra. 

En cuanto a las medidas y formas ocurre lo mismo, puesto que algunos elementos son más versátiles y permiten adaptarse mejor. En cualquier caso, el catálogo de tamaños y formas es muy amplio en función del fabricante, por lo que según la empresa que elijas tendrás mayor posibilidad de adaptarlo a tus preferencias o incluso personalizarla para hacerla a medida.

En la siguiente calculadora puedes consultar el precio aproximado que supondrá tu piscina. Te ofrecemos la posibilidad de comparar entre los distintos tipos incluyendo, además, el coste de las piscinas de obra que están hechas de hormigón, para que elijas finalmente según tus preferencias y el presupuesto del que dispongas.

Mantenimiento: depósitos, limpiafondos, cubierta y mantener el agua en invierno

Un factor determinante para asegurar la durabilidad de tu piscina y del agua es cuidar su mantenimiento, utilizando productos adecuados en función del material del que está hecha tu piscina, y realizando una instalación del depósito para la correcta filtración del agua. Para ello, lo más indicado es contactar con un especialista que pueda aconsejarte.

Además, conviene utilizar otras opciones para cuidar la limpieza, como son los limpiafondos, que ayudan a eliminar gran cantidad de residuos (arena, hojas, insectos, etc) para no sobrecargar el filtro del depósito.

Durante la época en que no se utiliza la piscina, es adecuado mantener el agua, siempre y cuando sea posible, y utilizar una cubierta de lona para ayudar a que el mantenimiento y limpieza sea más liviano en el momento de su puesta en marcha.  Además, supone un ahorro considerable, no solo desde el punto de vista económico, sino también por la escasez de este recurso natural. Aunque tampoco se debería dejar el mismo agua por más de 5 años.

Otra opción aplicable solo a las piscinas enterradas y a las elevadas fijas, es instalar una cubierta mediante una estructura, de manera que pueda abrirse y cerrarse total o parcialmente a tu gusto, lo que permite seguir utilizando la piscina fuera de temporada ya que al estar climatizada, mantiene una temperatura agradable.

¿Piscina salada o de cloro?

Cada vez es más común pasar de una piscina depurada con cloro a una cloración salina. Las diferencias entre una y otra emanan principalmente de la forma en que se depura el agua, puesto que en las piscinas con cloro se realiza químicamente, mientras que en las saladas se lleva a cabo mediante el proceso de electrólisis, lo que permite mantener el nivel de cloro constante. Por otro lado, la inversión inicial de la instalación es más cara para la cloración salina, sin embargo, el mantenimiento posterior supone un ahorro considerable puesto que no es necesario comprar más productos para echar. En ambos casos es necesario medir periódicamente el pH del agua.

Debido a la reciente introducción de este tipo de cloración, surgen algunos debates respecto a si realmente es más indicada que la forma tradicional utilizando cloro, por lo que la elección finalmente es según tu criterio personal y preferencias.

¿Césped natural o artificial?

Este es un tema que suele generar bastante controversia, pero lo cierto es que depende de los gustos particulares. Si te decides por el césped artificial debes fijarte en el tipo de material que emplea puesto que unos tienen mayor calidad que otros, en el largo de la hierba para aportar suavidad y, estéticamente, en la tonalidad del color y brillo, ya que quedará más o menos real.

Pero si tienes debilidad por lo natural, es importante conocer los cuidados que necesita en cuanto a preparación previa del suelo, tipo de tierra y abonos, e incluso colocación del riego para que no queden unas zonas empapadas y otras secas.

No sin escaleras

Independientemente del tipo de piscina prefabricada que vayas a instalar, será necesario colocar también un acceso. Éste puede hacerse montando unos escalones por fuera, con materiales como el hormigón o la madera en las piscinas elevadas. O bien, situando una escalera que podemos dejar fijada en un lado de la piscina o portátil para moverla a tu gusto.

Las duchas siempre son prácticas

Antes de darte un chapuzón, siempre es conveniente ponerte bajo el agua de la ducha para ayudar a que el cuerpo se adapte a otra temperatura y, además, si vienes de la playa, evitar entrar con arena y ensuciar la piscina. En estas situaciones es perfecto colocar una ducha cerca y que puedas utilizar también al terminar de darte el baño.

Complementos ideales: cascadas, iluminación, bombas de calor y jacuzzis

El tiempo que pasamos en el jardín siempre es agradable, más aún cuando disponemos de piscina. Te proponemos añadir algunos elementos que convierten el ambiente en una estancia más acogedora. Hablamos de complementos como pueden ser pequeñas cascadas o fuentes para sentirte en compañía, o iluminación con focos dentro y fuera de la piscina para crear un entorno único y una sensación más cálida y reconfortante. Y si eres de las personas que disfruta pasando horas al sol, sin duda te encantará este solarium deslizante que se instala sobre la piscina. 

Pero hay más…¿imaginas disfrutarlo incluso cuando refresca? Para ello se pueden instalar bombas de calor que mantengan la temperatura del agua a tu gusto, o ir un paso más allá y alcanzar el máximo nivel de relajación incorporando un espacio con jacuzzi dentro de la propia piscina, o anexo a ella.

Otros artículos que combinan perfectamente con la piscina y le dan un toque elegante e informal son unos poufs redondos o unas jardineras flotantes, que evitan la impresión de tener una piscina desolada.

1 Comentario

    Pergolas de Madera - Espaciodeco Blog

    26th Mar 2021 - 13:31

    […] los espacios de exterior: la terraza, el jardín, el balcón, el patio… Si tienes una piscina en tu jardín, sabes de sobra que en verano se convierte en el corazón de las fiestas y la zona predilecta de […]

Escribe una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *