En verano es cuando más aprovechamos los espacios de exterior: la terraza, el jardín, el balcón, el patio… Si tienes una piscina en tu jardín, sabes de sobra que en verano se convierte en el corazón de las fiestas y la zona predilecta de reunión de las visitas. Pero para poder disfrutar de estos espacios durante todo el día, sobre todo la zona de comedor o chill out, es necesario contar con elementos que proyecten sombra, como pérgolas, toldos, etc.

Las pérgolas de madera se han convertido en el elemento decorativo por excelencia en los últimos años. Colocar una pérgola en tu jardín es una de las formas decorativas más atractivas de amueblar tu terraza. Dependiendo del lugar donde vayas a instalarla es preferible escoger unos materiales u otros. 

¿Estás pensando en instalar una pérgola de madera en tu jardín? ¡No te lo pienses más! Nosotros vamos a decirte todo lo que tienes que saber sobre las pérgolas para tu terraza.

Para decidir qué tipo de pérgola instalar, debes tener en cuenta:

  • El espacio disponible en tu jardín
  • La ubicación en la terraza
  • El clima de todo el año
  • El efecto que quieres causar con ella
 
Es fundamental conocer cuál es la trayectoria del sol en el punto de la casa donde quieras instalar la pérgola en concreto para garantizar que la cobertura y zona de sombra sea óptima en las horas de mayor radiación. Esto te ayudará a calcular la superficie a cubrir y por tanto el tamaño de pérgola escoger.

¿Qué aspectos tener en cuenta antes de instalar la pérgola de madera?

  1. El espacio disponible en tu jardín

Lo primero que debes saber es que la pérgola debe ser proporcional al tamaño de tu terraza y de tu casa. Además, debes previsualizar cuánto espacio de tu jardín quieres que ocupe. Las pérgolas son perfectas para patios, porque le dan intimidad necesaria para pasar buenos momentos al aire libre sin que nadie te vea.

  1. La forma

Lo segundo que debes tener en cuentas es la forma de pérgola que deseas tener. Puedes hacerla de la forma que más te guste. La forma más habitual y fácil es cuadrada o rectangular, pero hay otras formas más originales como formas hexagonales, circulares, con techos ondulados, etc.

Las pérgolas pueden servir para conectar dos estructuras de una casa o como cubiertas en las puertas de la terraza. También existe la posibilidad de que sean un elemento totalmente autónomo en una zona de la terraza para dar una mayor sensación de intimidad y relajación.

  1. El material para la estructura

Los materiales más habituales para fabricar las estructuras de las pérgolas son la madera, el hierro y el aluminio, pero también hay materiales menos utilizados como de cemento o bambú. Escoger el tipo de material de la estructura depende exclusivamente de tu presupuesto, de la resistencia que necesites darle a la estructura según el clima y del estilo que quieras darle a tu terraza. Lo cierto es que merece la pena que inviertas en hacer la pérgola con materiales resistentes durante todas las épocas del año, ya que si no deberás ir reemplazándola cada pocos años.

  1. Tipo de techo

Existen 3 tipos de instalación para el techo de la pérgola: fijo, corredizo o entreabierto. Para escoger el tipo de techo, has de tener en cuenta las necesidades de permeabilidad del techado dependiendo el clima de tu zona y el sistema de evacuación de agua que tiene tu casa.

Si decides techar la pérgola de forma impermeable, es primordial prever la canalización y expulsión del agua ya que si no el peso del agua puede ir deteriorando los materiales de la cubierta y acabar hundiéndola. En la actualidad existen las pérgolas bioclimáticas, que te ofrecen un aislamiento íntegro ante cualquier cambio climático; desde fuertes lluvias hasta potentes rayos de sol.

  1. Estilo de pérgola

Para que la pérgola encaje a la perfección en tu terraza es imprescindible seleccionar un estilo que combine con la estética de la casa y el resto de los elementos del jardín.

El estilo de la pérgola depende casi en su totalidad del acabado de la fachada. Por ejemplo, las pérgolas de estilo rústico combinan a la perfección con viviendas con fachada de madera o de piedra, sin embargo, las pérgolas modernas resultan más apropiadas para acabados contemporáneos y de ladrillo.

Entre los diversos estilos de pérgolas de terraza, los más típicos son los modelos modernos o rústicos. Pero también existen en el mercado otras posibilidades como pérgolas de estilo clásico, tropical, oriental, colonial…, por lo que te será muy sencillo conectar la pérgola con la decoración exterior de tu casa.

3 formas de instalar pérgolas

Existen tres formas de instalar una pérgola en tu jardín:

  • Pérgola independiente: es la instalación ideal para colocarla al borde de la piscina o en cualquier zona alejada de la fachada ya que no va fijada a una pared o estructura y sus dimensiones dependerán del espacio que se tenga y del área que se quiera ocupar.
  • Pérgola adosada: en este caso, al menos uno de los lados, está fijado a la pared de la fachada de la casa, y el resto están soportados por columnas. La pérgola adosada se convierte en una ampliación de la vivienda, que permite disfrutar de los momentos en la terraza con una comodidad extra.
  • Pérgola suspendida: se trata del mismo concepto que el anterior, pero en este caso, solo se encuentra fijada a la fachada, pero no se apoya sobre ningún pilar.

 

Tipos de pérgolas

En el mercado existe una gran variedad en cuanto a tipos y materiales de construcción de las pérgolas. Sus calidades varían en función de los distintos tipos, diseños, usos y materiales que se utilizan en su construcción.  Podemos clasificar los tipos de pérgolas según su ubicación, su tamaño y el material de construcción.

  1. Ubicación

  • Continuas a la construcción de la residencia:

Son las más utilizadas en la actualidad. Es una opción ideal, si no dispones de muchos metros cuadrados. Al estar adosadas a las paredes exteriores de tu vivienda se genera una sensación de extensión del espacio resguardado de los rayos del sol.

  • Independientes:

Se pueden instalar en lugares alejados del edificio principal de la casa para reforzar esa sensación de retiro que producen cuando están cerradas. Si la colocas cerca de la piscina, tendrás frescor garantizado. Además, si instalas una estructura móvil: la podrás trasladar a cada parte del jardín según tus necesidades. Eso sí, las pérgolas móviles son menos resistentes y, probablemente, no le saques partido por la pereza a moverla y termine quedándose siempre en la misma ubicación.

  1. Tamaño

En cuanto a las dimensiones de la pérgola, es necesario tener en cuenta las dimensiones de la vivienda y de los elementos de la terraza. Los fabricantes de pérgolas recomiendan una altura mínima de 2,30 m para asegurar un cierto nivel de bienestar.

Existen tres tamaños:

  • Simples
  • Dobles
  • Triples

  1. Materiales de construcción de la pérgola

  • MADERA:

Las pérgolas de madera son las mas tradicionales y suelen estar fijadas al suelo convirtiéndolas en una estructura fija y resistente. Las pérgolas hechas con tablones de madera son lo más parecido a tener un tejado extra en la casa. Este tipo de pérgolas brindan una protección completa contra los rayos de sol, pero para asegurarse de una buena impermeabilidad frente a la lluvia, conviene cubrir el techo con tela asfáltica.

Recomendamos que las pérgolas de madera siempre cuenten con maderas de calidad en la medida de los posible, como los son las maderas nobles, o de pino sueco, ruso, insignis o de Oregón. Si dispones de un presupuesto mayor, puedes optar por maderas como el roble, fresno, tilo, nogal o cerezo. Las maderas orientales, como la ukola o el ipe, están menos vistas y su tacto y aspecto seguro que te seducen.

Las pérgolas de madera tienen muchas ventajas. En primer lugar, se adapta a cualquier estilo, desde los más rústicos a los más contemporáneos. En segundo lugar, es una estructura duradera si se escoge un buen material. Y por último, es un material muy versátil que permite crear pérgolas con diferentes formas y tamaños.

Por el contrario, todas las pérgolas de madera, da igual el tipo de madera que escojas,  te exigen una trabajo de mantenimiento y cuidados continuos de barniz y pintura. Además, es una estructura que no pasa desapercibida. Si quieres una pérgola discreta, mejor escoge otros materiales.

  • ACERO:

Las pérgolas de acero son las más resistentes y pesadas a la hora de la instalación. Se trata de un material duradero, económico y versátil. Es una opción muy útil si pretendes que la pérgola pase lo más desapercibida, gracias a la sencillez de sus líneas.

La durabilidad de las pérgolas de acero dependerá del grosor del material. Por otra parte, tendrás realizar un mantenimiento adecuado para prevenir la oxidación natural del material. Hay que destacar que las pérgolas de acero son más económicas que las de hierro y aluminio, pero más caras que las de madera.

  • ALUMINIO:

Se trata del material más caro de todos pero también uno  de los más versátiles para construir pérgolas en los exteriores de tu casa.

Es un material que no se oxida, simplemente requiere un laca protectora para prevenir el material de las inclemencias del tiempo. Además, suele venir preparado en elementos perfilados e industriales por lo que su instalación es de las más habituales en los últimos tiempos, aunque debe realizarla  profesionales debido a que requieren de maquinaria especializada  y una mayor destreza para su colocación.

El aluminio es un material que favorece la renovación del aire de forma constante y logra mantener una temperatura ideal en el interior. Si buscas un diseño moderno, los laterales de la pérgola pueden cerrarse con cortinas de cristal que permitan disfrutar del paisaje.

  • VIDRIO

Las pérgolas de vidrio encajan a la perfección en casas de estilo moderno. Este material de confiere gran elegancia al espacio. Se utiliza tanto en el techo como en los laterales de la pérgola, los cuales pueden ser fijos o estar equipados con un sistema de puertas correderas que permite abrirla y cerrarla.

La mayoría de las pérgolas de vidrio son modelos independientes o adosados. Las desventajas de este material son su elevado precio, el mantenimiento regular de limpieza, y el proceso de instalación que es complejo.

  • PIEDRA

Las pérgolas de piedra son la mejor solución para las fachadas con terminación en este material, ya que generará una sensación de continuidad entre la casa y la pérgola Se trata de un material muy resistente y duradero y, que además, requiere muy poco mantenimiento.

¿Y para el techo de la pérgola?

Los techos de las pérgolas son independientes de las estructuras que los soportan. Se pueden adaptar prácticamente a cualquier espacio disponible en la vivienda pero hay limitaciones en el tamaño y a la pendiente del techo, ya que hay que garantizar una evacuación adecuada del agua hasta el punto de desagüe.

Techos móviles

Las cubiertas móviles son la solución más versátil de las existentes en el mercado. Este tipo de mecanismo es el perfecto cuando quieres tener la posibilidad de tener la pérgola al descubierto o techada en cualquier momento. La cubierta corredera es fácil de instalar, de deslizar y lavar. Se puede instalar con un mecanismo bien de forma manual o con motor eléctrico.

Los techos de lamas móviles orientables o pérgolas bioclimáticas son la última tendencia en cubiertas móviles. Las pérgolas bioclimáticas integran ideas como domótica, impermeabilidad y eficiencia energética.  Es una tecnología con la que obtienes diferentes intensidades de luz y sombra y regula la temperatura de la estancia de forma natural, al tiempo que protegen de la radiación solar, lluvia, viento o nieve.

Techo fijos

Las cubiertas fijas nos ofrecen la posibilidad de aclimatar un espacio para poder ser utilizado los 365 días del año. Los Techos fijos permiten protegernos del sol, la lluvia e incluso la nieve. Se pueden utilizar para cerrar todo tipo de ambientes dado que ofrecen un mayor aislamiento y estanqueidad.

Los principales materiales para techos de pérgolas son:

  • Madera

La madera transmite calidez. Es una opción perfecta para jugar con el sol y con las sombras y aportar un toque diferente al jardín. Además, hay pérgolas con techos de madera de todos los estilos y variedades. Existen modelos de cubiertas de madera para todos los presupuestos.

  • Textil

Las pérgolas de lona son una solución cómoda y duradera. La tela se encarga de frenar los rayos del sol y la lluvia. Combina con cualquier estructura ya sea de madera, de aluminio o metálicas. Simplemente tienes que confirmar que la tela empleada sea impermeable, repelente a la suciedad y resistente a los rayos UV y al granizo. Como consejo personal, cuanto más grueso sea el tejido, más te protegerá.

Además, en el momento que desees puedes quitar las telas para lavarlas y conseguir que tu techo esté perfecto de nuevo.

  • Cañizo

Los techados naturales de brezo, cañizo o mimbre están compuestos por ramas de estos materiales tejidos con alambre componiendo una superficie más o menos compacta. No son las estructuras que más protegen frente a las inclemencias del tiempo, pero tienen el encanto de generar esos juegos de sol y sombra tan especiales que te enamoraran.

Este tipo de techo solo se recomienda instalar en zonas poco lluviosas, ya que el cañizo no refugia de la lluvia. Es una de las opciones más económicas del mercado, si bien es cierto que con el tiempo deberás reemplazarlo, ya que se deteriora con facilidad.

  • Plantas

Las plantas trepadoras son una alternativa romántica con la que podrás cubrir tu pérgola de jardín. Una opción muy acertada escoger plantas cuyas flores sean aromáticas para darle un toque especial y único al espacio. Ten en cuenta que deben ser plantas resistentes al frío y al sol directo. Es una solución que no necesita cuidados especiales, simplemente que la podes regularmente para ir dándole la forma deseada.

  • Vidrio

Una cubierta de cristal es la opción ideal para quienes quieren mucha luz y poder ver el amanecer o anochecer desde un espacio resguardado. Pese a que existen diferentes opciones en el mercado, la versión fija es la más utilizada ya que garantiza un aspecto elegante, a la vez que la protección necesaria contra la lluvia. La realidad es que es una opción más cara que las anteriores, pero te aseguras que tendrás techo en el jardín por muchos años.

¿Cuáles son los principales estilos de pérgolas?

  • Las pérgolas modernas se caracterizan por sus acabados de líneas rectas y minimalistas, proporcionándole al jardín un aspecto vanguardista.
  • Los modelos de pérgolas sintéticas combinan diferentes estilos en su diseño y decoración, combinan lo moderno con lo viejo a la perfección.
  • Las pérgolas de estilo rústico buscan un acabado natural que resalte el material de la madera, por ello, se suelen emplear columnas anchas de madera con acabados biselados en madera también. Este estilo encaja a la perfección con casas de campo.
  • Las pérgolas de estilo tropical se caracterizan por su techo circular, normalmente con un acabado con hojas de paja, perfectas para instalarlas en zonas de piscina o clubes de playa. 
  • Pérgolas de estilo oriental suelen construirse con columnas de madera tallada y forma arqueada, y se adornan con ornamentos y luminaria oriental

¿Cuánto cuesta instalar una pérgola?

 El precio de construir una pérgola varia en función de: el tamaño de la pérgola, los materiales utilizados en su estructura y techo y los acabados escogidos.  El precio de instalar una pérgola se encuentra desde los 80€/m2 hasta los 420€/m2. El precio medio ronda los 270€/m2.

Precios medios en función del tipo de pérgola

Pérgola de madera

desde 500€ hasta 6.000 € (depende tipo madera)

Pérgola de aluminio

desde 3.000€ hasta 8.000 €

Pérgola bioclimática

Aprox 2.700 €

Pérgola adosada

Aprox 1.500 €

Pérgola abatible

Aprox 2.500 €

Pérgola de PVC

desde los 1.000 € hasta 4.000 €

Pérgola de acero

desde los 5.000 € hasta 15.000 €

Pérgola de hierro

 desde los 5.000 € hasta 12.000 €

¿Cómo mantener una pérgola?

Una vez tengas la pérgola instalada, debes conocer las condiciones específicas de mantenimiento de tu pérgola para conservarla el máximo de tiempo posible en las mejores condiciones. Para ello, debes mantenerla y limpiarla con frecuencia. Por ejemplo, si tienes una estructura de madera deberás darle  barniz. Si tienes estructura de hierro deberás aplicar productos antioxidantes. Si tienes una cubierta vegetal deberás podar y fertilizar las plantas.

Los fabricantes de pérgolas aconsejan limpiar la pérgola al menos dos veces al año (estructura y lamas). La primera limpieza debería realizarse cuando llega la primavera. Este primer mantenimiento sirve para preparar la estructura para el calor del verano y recuperar su brillo original.
La segunda limpieza debe llevarse a cabo al final de la temporada de verano, cuando llega el otoño. Además, recuerdan que es necesario comprobar con regularidad el estado de los canalones en pérgolas cubiertas.

¿Diferencia entre pérgola y carpa?

La pérgola y la carpa no tienen el mismo fin. La carpa suele ser una estructura aislada, que se utiliza sobre todo en momentos puntuales como protección al aire libre por ejemplo en recepciones, comidas, bodas, etc.

La pérgola tiene más bien un uso decorativo en espacios fijos, ya sea la terraza de tu jardín o en un la terraza de un club.

Conclusión

Como hemos visto, las pérgolas están pensadas para proporcionar un espacio extra en el exterior ideales para protegernos del sol e instalar cenadores y zonas de relajación al aire libre.

Instalar una pérgola es una alternativa perfecta para dar carácter y personalidad a tu jardín y tener ese ambiente íntimo al aire libre en tu propia vivienda. Además, no necesitas gastar mucho dinero, ya que, se trata de una estructura que no cuesta tanto hacer, todo depende del diseño que elijas.