Dónde y cómo usar la iluminación directa e indirecta

Sí, vale, una casa necesita luz natural. Grandes ventanales que se abran al sol, una orientación perfecta para captar el calor en invierno y fresquito en verano. Pero también hay que cuidar la iluminación artificial. Y mucho. Porque una buena iluminación hará que nos sintamos a gusto en casa. ¿Cómo hacerlo bien? Aquí te lo contamos

Iluminación directa vs iluminación indirecta

Primero, aclaremos conceptos sobre la iluminación entendiendo los distintos tipos de iluminación con los que podemos jugar en casa:

Iluminación directa: La luz se dirige de forma directa sobre la zona a iluminar. Se aprovecha del 90% al 100% de la luz. Produce sombras duras y violentas por lo que se deben armonizar los contrastes entre luz y sombras para suavizar el efecto de esta luz puntual.

Normalmente se utilizan pantallas colgantes o apliques en paredes sin difusor entre la lamparita y la zona iluminada.

La intensidad de una iluminación directa depende de la bombilla que se use, si es de bajo consumo o no, y el diseño de la lámpara o luminaria.

Iluminación Semidirecta: es una iluminación directa con un difusor o vidrio traslucido entre la lamparita y la zona que se va a iluminar. De un 10% a un 40% de la luz llega a la superficie u objetos procedentes de un reflejo previo en las paredes.

Las sombras no son tan duras como con la luz directa y la posibilidad de deslumbramiento es menor.

Iluminación indirecta: casi toda la luz se dirige al techo para ser distribuida posteriormente en el ambiente vía refracción. Es muy conveniente que el techo tenga un tono claro para jugar bien con este tipo de luz.

Crea ambientes agradables sin sombras y de luz suave.

Se utiliza con aparatos que están cerrados en su parte inferior y su flujo lumínimo va hacia arriba sin difusor.

Iluminación Semi-indirecta: se ilumina desde la parte inferior con un difusor sobre la zona que se quiere iluminar (como en la iluminación semi-directa) y desde arriba se envía luz al techo sin difusor (como en una iluminación indirecta).

El efecto de esta iluminación es muy agradable porque no hay sombras duras. Las lámparas que se utilizan en este tipo de iluminación son lámparas difusas en el borde inferior y abiertas en la parte de arriba.

Iluminación difusa o mixta: el 50% de la luz se dirige difusa hacia el techo y de ahí se refleja. El otro 50% se dirige difusa hacia la zona que se desea iluminar. 

No hay sombras y la luz es agradable pero poco decorativa porque no se destacan las formas.

Dónde utilizar cada tipo de iluminación

Iluminación directa - lo bueno de la iluminación directa es que no se pierde casi nada de luz por lo que será ideal para las zonas de la casa donde se necesite esta fuente.

La cocina es un punto clave para la luz directa, ahí se necesita una buena iluminación que te facilite el trabajo. En el baño también necesitas una luz puntual en ciertas zonas como puede ser el lavabo porque quieres verte bien en el espejo, eso sí, debes combinarla bien para evitar las sombras. 

Una buena iluminación directa necesita focos instalados en el techo o en rail. También se consigue con apliques en la pared.

Si quieres iluminar algún cuadro o punto clave de tu casa, usa la luz directa.

Iluminación indirecta - crea un ambiente relajado y agradable con una luz suave y sin esas sombras violentas de la iluminación directa.

Salones, dormitorios, recibidores y pasillos reclaman una iluminación indirecta, general.

En el salón se puede combinar una iluminación indirecta de tiras de led dispuestas en cornisas o de forma perimetral en muebles con una iluminación directa de una buena lámpara para la zona de comedor. Al combinarse las fuentes de luz directas con las indirectas se crea una iluminación difusa o semiindirecta (dependiendo del porcentaje de luz directa o indirecta que haya) que reducen el número de sombras muy marcadas.

Lo ideal es compensar ambos tipos de iluminación para equilibrar la atmósfera de cada espacio.

 

Comenta, opina y/o pregunta sobre "Dónde y cómo usar la iluminación directa e indirecta"



Al hacer click en "Enviar" acepto los
Términos y Condiciones de uso y nuestra Política de Privacidad

Reforma un piso de
m2 por solo

Selecciona las reformas que quieres incluir en el presupuesto:
Suelo laminado

Desde 29 Eur m2 (9 Eur material + 20 Eur mano de obra) x 60 m2

Pintar paredes
2.280€

Desde 6 Eur/m2 solo pintar (0,5 Eur material + 5,5 Eur mano de obra) y desde 13 Eur/m2 enyesar y pulir las paredes x 120 m2.

Pintar techo

Desde 6 Eur/m2 (0,5 Eur material + 5,5 Eur mano de obra) y desde 13 Eur/m2 enyesar y pulir techo x 60 m2.

Cocina nueva
0€

Cocina pequeña ( m2) completamente instalada y equipada (gama media de electrodomesticos, encimera de Silestone y mobiliario en madera aglomerada con acabado de formica,). * Agua, electricidad, desagües, obra civil (suelos y techos) no incluídos.

Baño nuevo
0€

Un baño. Incluye suelos, paredes e instalaciones (retirando material existente), con ducha, mueble de baño e inodoro.

Total 5.520

Si deseas realizar una reforma integral, añadiendo además toda la instalación eléctrica, puertas y ventanas, armarios empotrados, caldera/ calefacción o climatización, enlucidos, alicatados de cocina, solados de cocina, demoliciones de todo, fontanería, cocina, saneamiento cocina, rodapiés, mamparas, permisos (contenedor, boletín eléctrico, gas...) conviene que vaya un profesional a ver el piso pero calcula mínimo 500 Eur por m2.